Jamón cocido

EL SABOR Y EL AROMA
DEL BUEN JAMÓN COCIDO

LA RAZA DUROC

Su sabor y bouquet nos transporta al sabor de la carne de cerdo tradicional de siempre. Los animales seleccionados son criados durante ocho meses y alimentados a la manera tradicional con cereales y piensos vegetales.

Presenta unas características organolépticas significativamente superiores a las de otras razas.

NUESTRO CONFIT

Elaboramos el jamón a partir de un jamón entero, reposado y pulido de grasa y tendones. Lo cocemos en un caldo vegetal tranquilamente a baja temperatura para que se vaya confitando con su propio jugo. Macerado en su propio jugo y con poca sal para obtener un aroma equilibrado y fresco con una textura fina y melosa.

 

 

JAMÓN COCIDO DUROC

Un jamón entero de cerdo de raza Duroc, alimentado de forma tradicional. Cocido con hierbas y especias a baja temperatura y larga cocción. Madurado en su propio jugo en lata, lo que le da un toque caramelizado, un sabor intenso y una textura agradable.

JAMÓN COCIDO IBÉRICO

Jamón entero de cerdo ibérico, macerado con hierbas aromáticas y especias. Colgado, secado, ahumado con leña de haya y especias, y cocido al horno a baja temperatura.
 

JAMÓN COCIDO

Jamón entero, macerado con hierbas aromáticas y especias. Colgado, secado, ahumado con leña de haya y especias, y cocido al horno a baja temperatura.
 

1
2
3

Sugerencia de consumo

Cortarlo muy fino en forma de virutas o de flores, para que pueda así desprender todos sus aromas frescos y distinguidos.
Cortarlo en frío y dejar reposar un par de minutos una vez sacado de la nevera para apreciar todo el sabor y aroma.

Cómo distinguir un buen jamón

El mejor jamón se elabora a partir de una pieza entera de jamón. Por dicha razón el corte no puede tener una superficie homogénea, sino que debe mostrar los músculos originales así como pequeñas vetas de grasa entre los músculos.
Estos músculos se distinguen por sus diferentes tonalidades originarias de la parte del jamón a la que corresponden. También se ven bien las fibras del músculo que le dan la textura final de calidad.

En cuanto al sabor, debe ser con poca sal, muy fino, un sabor natural a carne cocida fría con matices de hierbas o especias muy delicados.
En función de su cocción, también puede tener toques tostados o ahumados que nunca deben sobrepasar el sabor natural de la carne.