19

Mayo

¿Por qué Mitjans utiliza la raza Duroc?

 

Como ya hemos comentado en artículos anteriores hay muchas razas de cerdo que se utilizan para elaborar Embutidos, pero por encima de todas hay una que destaca por su calidad: el cerdo Duroc.

 

Una raza de tamaño mediano, con pelaje oscuro (marrón, rojizo o hasta negro), orejas caídas, patas largas y pezuñas negras que se distribuye, sobretodo, en Extremadura, Aragón y Cataluña y que está presene en la mayoría de productos de Mitjans. Pero ¿por qué se utiliza tanto? ¿Cuáles son las características que lo llevan a ser, según los expertos, el mejor cerdo para el consumo de carne de calidad?

 

Para ponernos en contexto debemos saber que el Duroc, pese a ser mayoritario en las granjas de país, no es autóctono del país ya que fue importado de los Estados Unidos por sus similitudes con el cero ibérico, pero mejoraba sus características y productividad dado el cruce de razas. Una vez aquí se empezó a extender dada su gran capacidad para adaptar-se a climas calurosos, su resistencia a las enfermedades y sus óptimas condiciones para la crianza, ya que sus camadas son muy amplias. Estas características han hecho que también se use para cruzar con otras razas.

 

Por lo que al producto en si representa, el grado de infiltración de grasa del cerdo da como resultado una carne muy magra ideal para elaborar embutidos y productos cárnicos de alta calidad. Esto ha provocado que el Duroc sea una raza muy preciada para hacer embutidos y carne sobretodo a nivel artesanal y tradicional.

 

El reconocimiento de la carne del Duroc se ha visto reflejado con la Marca Q de calidad agroalimentaria, distintivo que se otorga a los productos con características diferenciales fijadas por un reglamento específico.

 

Todos los productores de embutidos destacan del Duroc la grasa infiltrada que se reparte por todo el músculo. Como es sabido, el músculo en si no es tan gustoso como la carne que tiene un poco de grasa y esta raza de cerdo presenta el equilibrio perfecto para el sabor y para la textura, ya que nunca queda seco y es muy meloso y tierno. Esto se debe, a diferencia de otros cerdos que también se usan para obtener carne y embutidos, a que el crecimiento del Duroc es lento. Esto es negativo para la producción industrial, que busca rapidez y cantidad, pero no representa ningún problema para la producción tradicional, que prima la calidad. Que el cerdo crezca lentamente significa que la maduración de la carne es mejor.

 

Por último, si a su gran calidad y rasgos característicos le añadimos una alimentación natural y no de engorde, el producto final roza la excelencia. Normalmente el Duroc tiene una dieta basada en maíz, cebada, forrajes o soja, todo productos de campo y de proximidad que no solo potencian sus características físicas sino que ayudan a elaborar embutidos con un gusto insuperable.

 

Si eres de los que sabe apreciar el gusto de los buenos embutidos, seguro que o te quedarás indiferente cuando pruebes productos como los de Mitjans, elaborados con esta raza de cerdo. ¡Repetirás seguro!