04

Jul

La importancia del desayuno

La importancia del desayuno dentro de nuestra dieta

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día. Esta frase la hemos escuchado infinidad de veces y prácticamente nos la sabemos de memoria pero, ¿es realmente cierta?

 

Según los expertos el desayuno debería aportar entre un 20 i un 25% de las calorías que se consumen cada día, así que evidentemente nos encontramos ante una comida importante, sobre todo teniendo en cuenta que en las (aproximadamente) 8 horas anteriores no hemos ingerido nada. En principio desayunar nos debe permitir tener suficiente energía como para estudiar o trabajar correctamente toda la mañana, sin pasar hambre hasta la hora de comer.

 

Tanto para los niños como para los adultos el desayuno es una comida fundamental. De hecho si no se desayuna bien es normal sentirse fatigado o con falta de fuerzas y energía. Esto es debido a que el cuerpo, pese a que durmiendo, gasta menos energía que durante el día y también necesita cargarse de nuevo al despertar.

Sin embargo la importancia del desayuno no recae en el mero hecho de comer algo al levantarse, sino en el tipo de comida que se ingiere. La primera comida del día perfecta e ideal debe contener 3 grupos de alimentos: cereales, fruta y fuentes de proteínas y calcio. En primer lugar los cereales (pan, galletas, muesli…) proporcionan energía por su alto contenido en almidón  además de vitaminas y, sobretodo, fibra esencial para poner en marcha nuestro cuerpo. Las frutas nos aportan minerales importantes con un porcentaje muy elevado de agua y vitaminas que ayudan al cuerpo a hidratarse y eliminar toxinas acumuladas durante la noche. El último elemento de un desayuno equilibrado son las proteínas, como embutidos magros que aportan energía y la fuerza necesaria para empezar el día. Si te preocupa el consumo de grasas en el desayuno, debes saber que (siempre que no te excedas) el consumo de grasas en esta comida del día es incluso saludable, ya que previene el síndrome metabólico y, por tanto, la obesidad abdominal. Si la grasa es de origen natural, como la poca que contienen los embutidos de Mitjans, el cuerpo la absorbe mejor y ayuda al organismo a estar preparado para digerir la comida del resto del día.

 

Es importante que combines distintos embutidos ya que, como todos los alimentos, no es bueno abusar de un mismo tipo. Por ejemplo, algunos días puedes desayunar productos con un nivel de grasa muy bajo como el pavo, que es cardiosaludable y ayuda a proteger la salud del corazón, además de altos niveles de hierro y vitamina B y en cambio otros días puedes apostar por embutidos más calóricos como el fuet, que al estar cargado de hidratos de carbono y proteínas nos da energía instantánea. En Mitjans solemos recomendar nuestras especialidades de pavo para todos aquellos que apuestan por complemento proteico más bajo en grasa, ya que al seleccionar nuestras piezas una a una y cuidar mucho su elaboración, no sólo son saludables sino que además son sabrosas. Por otro lado nuestros embutidos curados también tienen cabida en el desayuno ideal. Elaborados siguiendo las recetas transmitidas desde nuestros tatarabuelos, creamos nuestros fuets, longanizas y secallones más sanas y sabrosas, manteniendo siempre ese toque tradicional que caracteriza a los productos Mitjans y tanto ayuda a comenzar el día con buen pie y mejor sabor de boca.

 

Si te paras a pensar, ¿hay algo mejor que desayunar un buen pan con tomate acompañado de unas rodajas de embutido y algo fruta? Los estudios concluyen que el desayuno equilibrado es el que incorpora todos los elementos de los almuerzos tradicionales. ¡Apostemos por los clásicos para empezar bien el día! La mezcla del mejor sabor con los productos más saludables.